La Esquizofrenia en la sociedad de los alienados

El mundo va a todo dar, los individuos pensantes o en mejores términos la raza humana son los competidores está en una gran carrera, la globalización se toma la mente y el actuar de quienes lo habitan, la consigna: Solo uno gana, el vivo vive del bobo, el mundo es de los fuertes. Progreso, dinero, estatus, comodidad y la acumulación de bienes (necesarios o no, tenerlos es lo que interesa) son los objetos de culto, individuos corren de una lado a otro con la mentalidad de que el más fuerte es quien sobrevive y no por sus habilidades naturales, sino por su poder adquisitivo, los valores y el interesarse por el otro, por su semejante pasó a un segundo plano. En el caso bogotano por ejemplo: La vida de reduce a $1.800, una silla roja o en su caso más extremo una de color azul y por mucho 2 horas de viaje

¡El mundo se ha vuelto loco!  el ser humano empezó a congraciarse con una realidad, qué… ¿Es real?, la paranoia, el deseo, lo que sirve y lo que no, el nuevo concepto de felicidad quiere levantarse, imponerse y guiarnos. La rutina se toma las mentes de los individuos de la sociedad, día a día suenan los despertadores y los humanos salen a disputar la batalla de ganarse el “pan diario”, mientras unos nacen otros mueren y generación tras generación parece deteriorarse. Los humanos nacen, crecen, se alienan, se reproducen, hacen “riquezas” y mueren.

Somos una sociedad cruel y loca, poseemos una locura programada. El propósito de este blog es comprender la sociedad actual, una sociedad que ha pasado por el cambio socio –  económico que en ocasiones recurre al hedonismo para ser el producto del deseo. Es necesario recurrir al uso de términos base que serán de gran ayuda para entender porque andamos en una sociedad del deseo, es necesario dejar en claro los términos Esquizofrenia, alienación y capitalismo para ver como día a día estamos viviendo en la sociedad de la esquizofrenia casi oligofrénico y frenasténico. Ahora bien comenzare por dejar claros estos términos.

La esquizofrenia es un buen punto de partida para descifrar la conducta actual, esta patología psicológica se ha  caracterizado a menudo por conductas que resultan anómalas para la comunidad, falta de percepción de la realidad, alteraciones en la percepción o en la expresión de la alteración de la realidad. La esquizofrenia causa además un cambio mantenido en varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja, en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social. Entre los síntomas frecuentes están las creencias falsas, un pensamiento poco definido o confuso, alucinaciones auditivas, reducción de las actividades de relación y de la expresión de emociones, e inactividad. Se cree que la esquizofrenia afecta principalmente a la cognición el mundo de lo cognitivo, pero también suele contribuir a la aparición de problemas crónicos de comportamiento y emoción. Las personas con esquizofrenia pueden tener trastornos adicionales, incluyendo depresión y trastornos de ansiedad.

La Alienación así a grandes rasgos la podemos definir como: La pérdida de o la alteración de la razón, los sentidos que afecta la identidad de una persona o un colectivo. Mediante un proceso de transformación del pensamiento de un individuo o de una colectividad hasta hacerlo contradictorio con lo que debía esperarse de su condición. en la edad media se creía que la Alienación era una condición del espíritu, es decir, la posesión del demonio en un cuerpo lo sometía a una alienación, por otra parte la misma teología nos presenta un Kenosis cuya función es vaciar el alma para que esta sea llenada por el Espíritu y la voluntad de Dios. Después del Renacimiento la alienación representa la abolición de la libertad. El alienado ya no será un poseído sino un desposeído: la alienación es una privación.

La medicina y la psicología por su parte nos dicen que la alienación es una patología mental, en este sentido la alienación se entiende como: Una enfermedad mental, congénita o adquirida, habitual o circunstancial, caracterizada por: la carencia de juicio concreto y abstracto de la realidad; incapacidad para comprender lo lícito o ilícito de las acciones propias o ajenas; inadaptación a  las reglas corrientes de convivencia socio-ambientales; ineptitud para asumir o mantener  en el tiempo un quehacer honesto, así como para adquirir derechos o contraer obligaciones.

Así mismo la alienación mental desemboca en oligofrenia y la frenastenia, esta se define como la alienación producida en la edad infantil de los individuos, ocasionada por traumas vividos en la primera infancia generalmente de carácter extrauterino. La oligofrenia se caracteriza por nombrar sus característica con adjetivos que en la sociedad en la que nos desenvolvemos considera ofensivos, por ejemplo, Idiota: es aquel que es incapaz de comunicarse, sin actividad física, imposible de educar, Imbécil: Incapaz de leer o escribir, Morón: Autosuficiente en las tareas manuales y con cierto desarrollo de memoria, pero sin la capacidad para desarrollar abstracciones mentales y Sabio-idiota: Autosuficiente para tareas manuales, aunque carente de criterio. Puede llegar a hilar 4 palabras seguidas, aunque no se le llega a entender.

El problema de Alienación logra llamar la atención del Psicoanálisis, disciplina que la cataloga como una conducta adquirida es decir, la alienación va más allá de una patología mental.

Según Michael Foucault el siglo XVIII inaugura la idea de la posibilidad de la desaparición de las facultades más altas del hombre y en el siglo XIX surge el concepto de enfermedad mental. Alienación mental no debe confundirse con alienación social, ni se debe identificar al conflicto psicológico con las contradicciones históricas del medio. Para él la alienación social es la condición de la alienación mental, es la condición misma de la enfermedad mental. La alienación mental es una consecuencia mítica de la alienación social. Pretender desligar al hombre alienado de sus condiciones de existencia es mantenerlo en su existencia de alienado. La psicología, como toda ciencia del hombre, debe tener por finalidad desalinear al hombre. Es decir alienación es sinónimo de enfermedad mental. El alienado se siente a sí mismo como un extraño y denuncia la confiscación de su voluntad y de su pensamiento. El alienado mental es aquel que ha perdido el uso de las libertades que le ha conferido la revolución burguesa. Es por eso que su voluntad puede ser sustituida por la voluntad abusiva de un tercero, es decir que su voluntad es anulada. Otro puede ejercer sus derechos y gozar de sus bienes en su lugar. Esta alienación psicológica no es más que la consecuencia de las contradicciones sociales mismas en las que el hombre está históricamente alienado.  El hombre alienado se siente a sí mismo como un extraño porque la sociedad no lo reconoce, porque la sociedad no se reconoce en su enfermedad y lo excluye.

Con la revolución burguesa se define la humanidad por su libertad y su igualdad. El hombre ya no es siervo, vasallo o esclavo, sino un ciudadano libre con plenos derechos. Sin embargo, para los enfermos mentales la libertad es vana y la igualdad carece de todo significado o sentido. El alienado es la prueba viviente de que, a pesar de ser un ciudadano libre, el hombre puede encontrar la manera de perder esa libertad. El hombre encuentra condiciones que suprimen su libertad y su igualdad demostrando que la sociedad burguesa no está hecha a la medida del hombre real concreto, poniendo en conflicto la idea unitaria que se hace del mismo. Este planteamiento de Foucault nos introduce a la raíz de la alienación y la esquizofrenia que azota a la sociedad, en especial la actual que día a día se hunde más en el fango de la alienación… Primero la Burguesía hasta terminar en el Capitalismo.

El origen etimológico de la palabra capitalismo proviene de la idea de capital y su uso para la propiedad privada de los medios de producción, sin embargo, se relaciona mayormente al capitalismo como concepto con el intercambio dentro de una economía de mercado que es su condición necesaria, y a la propiedad privada absoluta o burguesa que es su corolario previo

El Capitalismo nace en la Baja Edad Media, siglo XI al XV con la transferencia del centro de vida económica social y política de los feudos. El feudalismo entra en crisis gracias a la peste negra que reduce a un 40%. Los burgos estaban conformados por artesanos y comerciantes que vendían sus productos, esta fue la primera etapa del capitalismo. El Capitalismo Comercial se extiende durante los siglos XVI al XVIII, iniciándose con los Grandes Navegaciones y Expansiones Marítimas Europeas. La acumulación de riqueza era generada a través del comercio de especies y materias primas de las colonias europeas, esto dio como origen a la teoría económica conocida como Mercantilismo.

Más adelante surge el Capitalismo Industrial iniciado a partir de la Revolución industrial que generó una gran acumulación de riquezas proveniente del comercio de productos industrializados de las fábricas europeas. La enorme capacidad de transformación de la naturaleza, por medio de la utilización de las maquinas movidas a vapor, genero un gran producción y la multiplicación de ganancias. Finalmente el capitalismo evoluciona hasta convertirse en Capitalismo Financiero se inició en el siglo XX, después de termina la Segunda Guerra Mundial, y se extiende hasta nuestros días. Una de las consecuencias más importantes del crecimiento acelerado de la economía capitalista fue el brutal proceso de centralización del capital. Muchas empresas surgían y crecieron rápidamente: Industrias, Bancos, casas comerciales, etc. Las fuertes competencias entre las grandes empresas, favoreció el nacimiento de grandes empresas transnacionales, mediante la fusión, durante los fines del siglo XX e inicios del siglo XXI que llevaría a la monopolización de muchos sectores de la economía.

Busca que los individuos, y las empresas usualmente representadas por los mismos, llevan a cabo la producción de bienes y servicios en forma privada e independiente, dependiendo así de un mercado de consumo para la obtención de recursos. El intercambio de los mismos se realiza básicamente mediante comercio libre y, por tanto, la división del trabajo se desarrolla en forma mercantil y los agentes económicos dependen de la búsqueda de beneficio. La distribución se organiza, y las unidades de producción se fusionan o separan, de acuerdo a una dinámica basada en un sistema de precios para los bienes y servicios. A su vez, los precios se forman mayoritariamente en un mercado que depende de la interacción entre una oferta y una demanda dadas por las elecciones de productores y consumidores, y estos a su vez son necesarios para la coordinación ex-post de una economía basada en el intercambio de mercancías.

El capital es un magno tratado en tres volúmenes escrito por Karl Marx. El primero se publicó en Hamburgo en 1867; el segundo y el tercero fueron publicados por Engels después de la muerte del autor, respectivamente en 1885 y en 1894.

En la sociedad capitalista la mercancía no cuenta por su valoración social: se ha convertido en un objeto abstracto, un fetiche. De modo particular, el dinero “que refleja sobre una mercancía sus relaciones con todas las demás” se apodera del alma humana y la tiraniza como un demonio. El dinero es el que compra a los hombres y el trabajo de éstos.

La fuerza-trabajo, productora de las mercancías, se cambia y se compra como otra mercancía cualquiera y obedece a las mismas leyes del mercado, olvidando que detrás de ellas hay un hombre, con su familia: el proletario, este es libre, pero si no vende su trabajo se muere de hambre. La idea capitalista la podemos resumir en el adagio popular de nuestra sociedad: “La plata llama plata”

Otro aspecto del capital que nos muestra Marx es: el dinero invertido en los salarios se multiplica, es decir, que la fuerza humana adquirida produce al capitalista una plusvalía, además del valor con que la paga. La formación de la plusvalía y su aumento se efectúan de las siguientes maneras: primero el capitalista obliga al operario a darle su trabajo por un tiempo superior al que se necesita para compensar el salario; luego la mercancía-trabajo, en vez de consumirse como otra cualquiera, produce un valor superior al que representa, esto es, que el trabajo produce un excedente sobre su costo, que es la plusvalía, monopolizada por el capitalista, el cual tiene poder de imponer al operario las condiciones que quiera y finalmente cuando no es posible aumentar la jornada de trabajo por vía directa, el capitalista procura aumentarla indirectamente, modificando el proceso técnico; toda mejora de la técnica productiva equivale a un aumento de la jornada de trabajo; aumenta la producción y por eso acrece la plusvalía.

En manos del capitalista la plusvalía se convierte en nuevo capital: así se obtiene la acumulación aunque la acumulación cae en un círculo vicioso y lo vuelve competitivo. En la competencia de la producción vence el precio más bajo; el precio más bajo es el resultado de un alto rendimiento de trabajo, y éste se resuelve en máquinas más poderosas y en talleres más perfeccionados, y por tanto en un capital mayor; de aquí la necesidad de acumular a ritmo creciente; pero cuanto más se acumulan las máquinas, más disminuye proporcionalmente el número de obreros y más pequeña se hace la proporción de la mano de obra) respecto a las maquinas, este fenómeno acrecienta la masa de obreros desocupados, de manera que las posibilidades de consumo decrecen, mientras por otra parte aumentan las mercancías en el mercado. Entonces es menester, para que los parados vuelvan a consumir, ocuparlos en nuevas ramas de la industria, o desarrollar las que ya existen. Pero para esto son menester nuevos capitales y los nuevos capitales no se pueden obtener sino con la acumulación, y la acumulación no se obtiene sino con el aumento de la plusvalía. Para aumentar el valor relativo de la plusvalía sería menester disminuir el valor de la mano de obra, bajando el precio de las mercancías consumidas por el trabajador. Para disminuir el precio de las mercancías es necesario aumentar la productividad, mejorando la técnica. Y para mejorar la técnica, es menester también acumular, aumentando la plusvalía, y así sucesivamente.

Al origen del capitalismo corresponde el origen de la acumulación, pecado original de la economía política. La primera acumulación del capital es fruto de una expropiación: de propiedad privada conquistada con el trabajo. Inmediatamente se tiene una nueva forma de expropiación: la del capital inferior, que ya se aprovecha de una muchedumbre de operarios. Todo capitalista ha matado a otros y, la mayoría de las veces, será muerto por uno mayor que él.

Se denomina sociedad capitalista a toda aquella sociedad política y jurídica originada basada en una organización racional del trabajo, el dinero y la utilidad de los recursos de producción, caracteres propios de aquel sistema económico. En el orden capitalista, la sociedad está formada por clases socioeconómicas en vez de estamentos como son propios del feudalismo y otros órdenes pre-modernos. Se distingue de éste y otras formas sociales por la posibilidad de movilidad social de los individuos, por una estratificación social de tipo económica, y por una distribución de la renta que depende casi enteramente de la funcionalidad de las diferentes posiciones sociales adquiridas en la estructura de producción.

El mismo Marx nos muestra un modelo de alienación producido por el capitalismo. La teoría marxista de la alienación, reinterpreta el concepto psicológico y sociológico del individuo alienado. El trabajador desde el punto de vista capitalista, no es una persona en sí misma, sino una mano de obra que puede representarse en su equivalente económico, es decir el trabajador es una determinada cantidad de dinero, utilizable para la multiplicación del mismo. Relaciona la alienación con la existencia de la propiedad privada y de la división antagónica del trabajo. Entendida de este modo, la alienación abarca toda la actividad humana, pues cada tipo de dicha actividad se convierte en monopolio de un grupo aislado de personas, cuyo hacer es extraño a todos los demás miembros de la sociedad.

El concepto Marxista de la alienación tiene cuatro componentes:

  1. Los trabajadores no trabajan para sí mismos, para satisfacer sus propias necesidades, sino que trabajan para unos capitalistas que les pagan un salario de subsistencia a cambio del derecho a utilizarlos en lo que deseen. Trabajadores y capitalistas creen que el pago de un salario significa que la actividad productiva pertenece al capitalista, por lo que los trabajadores están alienados respecto a su actividad. Así, la actividad productiva se reduce únicamente a ganar el suficiente dinero para sobrevivir.

 

  1. Los trabajadores están alienados no sólo respecto de las actividades productivas, sino también del objeto de esas actividades: el producto (ya que éste no pertenece a los trabajadores y no pueden utilizarlo para satisfacer sus necesidades primarias). El producto, como el proceso de producción, pertenece a los capitalistas, que pueden usarlo como deseen, vendiéndolo generalmente para su beneficio. Así, los trabajadores no tienen una percepción correcta de lo que producen, y menos aún en largas cadenas de producción.

 

 

  1. En el capitalismo los trabajadores están alienados de sus compañeros de trabajo. El capitalismo destruye la cooperación natural, produciendo una sensación de soledad. Por otro lado, el capitalista enfrenta a los trabajadores entre sí para detectar cuál de ellos produce más, trabaja más rápidamente y agrada más al jefe, generando hostilidad entre los compañeros de trabajo.

 

  1. En la sociedad capitalista los trabajadores están alienados de su propio potencial humano. Los individuos cada vez se realizan menos como seres humanos y quedan reducidos al papel de bestias de carga o máquinas inhumanas. La conciencia se entumece, y el resultado es una masa de personas incapaces de expresar sus capacidades específicamente humanas, una masa de trabajadores alienados.

 

Ya han pasado 148 años desde que Marx escribe el capital, la idea del capitalismo se fue infundiendo y fue expandida casi como una epidemia social, el ser humano se alienó, empezó a trabajar para otros y no por satisfacción, poco a poco el sentido de bien común ha sido desplazado por el bien propio, la satisfacción material prima sobre el crecimiento intelectual, saludable e incluso de índole espiritual del ser humano.

Los humanos de esta época nacen oligofrénicos y pareciera que aplica muy bien el dicho: ¿A dónde va la gente? … Para donde va Vicente, la globalización ha aportado u grano de arena a la alienación del mundo, los medios de comunicación buscan atraer a los individuos a la sociedad de consumo y de querer adquirir cosas por ambición y sin necesidad de ellas. Los humanos matan a sus semejantes de todas las maneras posibles , pues quien es mas fuerte (posee más) tiene el dominio del mundo y por ende puede opinar y decidir por la situación de su semejante.

Félix Guattari cita: “Las sociedades capitalísticas expresión bajo la que yo incluyo, junto a las potencias del Oeste y del Japón, los llamados países del socialismo real y las Nuevas Potencias Industriales del Tercer Mundo fabrican desde ahora, para ponerlos a su servicio, tres tipos de subjetividad: una subjetividad serial que corresponde a las clases asalariadas, otra a la inmensa masa de los “no-asegurados” y, por último, una subjetividad elitista que corresponde a las capas dirigentes. La “massmediatización” acelerada del conjunto de las sociedades tiende así a crear una separación cada vez más pronunciada entre esas diversas categorías de población. Entre las élites, encontramos una disponibilidad suficiente de bienes materiales, de medios de cultura, una práctica mínima de la lectura y de la escritura y un sentimiento de competencia y de legitimidad en las decisiones. Entre las clases sometidas, encontramos, por regla general, un abandono al orden de las cosas, una pérdida de esperanza de dar un sentido a su vida.” Pareciera que en medio del capital nuestra realidad social cambio, existe una alteración de la realidad, una esquizofrenia colectiva.

Hacia 1970 Félix Guattari y Gilles Deleuze proponen una teoría alternativa del psicoanálisis: El Esquizoanálisis, analiza e investiga los dispositivos de enunciación colectivos y/o individuales. La incidencia de las disposiciones de enunciación sobre las producciones semióticas y subjetivas en un contexto dado. La propuesta esquizoanalítica es evidenciar el pasaje de los sistemas de enunciados y estructuras subjetivas preformadas, hacia disposiciones de enunciación, que sean capaces de nuevas coordenadas de lecturas y de poner en existencia representaciones y proposiciones inéditas. El esquizoanálisis como práctica clínica, le devuelve a los dos atributos descriptos en el siglo XVII por Spinoza, el cuerpo y el pensamiento. La incidencia del arte en el esquizoanálisis es muy importante. Guattari y Deleuze, allá por los años 70, decían: “No es nuestra culpa que algunas novelas relaten y describan mejor los síntomas de desequilibrio psíquicos que la mayoría de los textos de la Psicología.” Proust, Bacon, Henry Miller, Kafka, Godard, Boulez, entre muchos más, son trabajados e inspiran la teoría del esquizoanálisis, como auténticos casos desde donde es posible pensar otros modos de la producción subjetiva y estudio de sus fuerzas-síntomas.

Muchos artistas, de diferentes disciplinas, encuentran en el esquizoanálisis y los conceptos que se entraman aquí, una manera real, concreta, de poder poner en palabras y desplegar en pensamientos los signos actuales de una estética micro-cósmica, que define en gran medida el arte contemporáneo más interesante de nuestros tiempos. Un arte que se rebela contra la masificación, la representación y los massmedia actuales. Por medio del cuerpo obtenemos un saber, tener conciencia de Este saber del cuerpo, en algunas situaciones se nos presenta muy oculto, capturado. Vivimos en una época en donde el conocimiento sigue estrechamente vinculado a la información y por tanto, a los aparatos de control de los sistemas imperantes.

Los conceptos hacen cuerpo, y son tratados como cuerpos: Pensar –desde el esquizoanálisis- es poner el cuerpo. Por lo tanto es una actitud más que una técnica. De aquí es que Arte, Pensamiento (o Psiquis) y Vida se presentan como una trinidad inseparable, cada uno singular más no independientes. Se inter-nutren, promueven y renuevan líneas de fuga entre sí.

 

El problema del esquizoanálisis no es la interpretación psicológica, sino la intervención afirmativa y activa. La ética y la psicología reunidas, indiscernibles una de otra. Por lo tanto, es también una estética posible, que transparenta y hace visible las producciones de relación actuales. La subjetividad, para Guattari, es “la vivencia de un extraño en nosotros”.

Una condición clave del esquizoanálisis, es la escucha. Las palabras del paciente deben ser escuchadas por sí mismas. Y establecer conexiones solo a partir del armado de un Cuerpo analítico-terapéutico. Es decir, que sólo en función de una gestión multiplicadora pueden conectarse las palabras. En esta gestión se logra una organización del deseo, más aún, será donde el deseo se compone y desde donde se produce. Guattari nos da unas claves esenciales para comprender la práctica esquizoanalítica:

  • Permanecer en el límite, adyacentes a los devenires en curso.
  • La mejor posición para atender el inconsciente no es precisamente el diván.
  • No hay que interpretar, sino estar atentos a los acontecimientos del deseo.
  • Los dispositivos esquizoanalíticos muestran alternativas entre las que hay que elegir.
  • Las cosas importantes no pasan nunca por donde se las espera: los procesos esquizoanalíticos son rizomáticos y heterogenéticos.
  • Hay que distinguir entre las transferencias por resonancia subjetiva e identificación personológica y las transferencias maquínicas que son integraciones diagramáticas asignificantes.
  • Ningún estadio se supera del todo sino que permanece disponible para posibles reutilizaciones.
  • Toda idea de Principio y de Origen tiene que ser considerada como sospechosa.​

 

El desvío del esquizoanálisis, con respecto al psicoanálisis, se da en que no se analiza-interpreta La Representación, sino el Afecto. Ya no se interpreta Padre, o madre, sino los devenires que porta el afecto (que incluyen padre o madre, pero dentro de una multiplicidad).Es necesario analizar el devenir-cuerpo, evaluar el estado de cosas, según el modo de afectación de ese cuerpo. Es decir: hacer una cartografía, siempre cambiante por naturaleza. El eje de evaluación es la potencia creativa y la producción de diferencia. Siempre se da desde una perspectiva vital. Luchando contra aquello que bloquea el flujo de la vida. Estos afectos (saber del cuerpo) deben devenir en acciones. Estas acciones pueden ser de todo tipo: artísticas, existenciales, teóricas, políticas. El esquizoanálisis se busca curar algo oculto y romper una alienación que la sociedad instaura.

La máquina más potente de la sociedad es la raza humana, la maquina deseante más potente capaz de compenetrarse con otra, es necesario volver a recuperar el valor social. Recuperar los saberes del cuerpo y desterritorializar al capitalismo y su idea de acumulación de bienes, el esquizoanálisis nos muestra un camino para recuperar la sensibilidad primero de nosotros como individuos y nos ayuda a fijarnos deseos, luego nos anima a recuperar la sensibilidad hacia el otro.

En el cuento de Emile Zola, La Jaula de la Fieras encontramos un paralelo entre la bestialidad humana y la bestialidad animal, en el desarrollo de la historia vemos como la hiena y el león se encuentran como visitantes en la jaula humana, allí evidencian como el ser humano constantemente tiene sed de sangre y poder, al parecer inculcado por un deseo de superioridad. Finalmente la hiena y el león deciden regresar a sus jaulas (las jaulas para animales) ya que allí se sienten más resguardados y seguros de que los humanos no les lastimaran. Es así como vemos que el ser humano perdió toda posibilidad de sensibilidad y de preocupación.

Vivimos en un mundo “loco”, el mundo de la esquizofrenia, cada vez entramos en subrealidades disfrazadas de valor monetario o la famosa frase: casa, carro, beca y estudio que en últimas funcionan como chicaneria, es la manera en que los unos sobresalen y sobre pasan a los otros. La sociedad se revuelca en sus traumas, busca ser acumuladora y se dirige al suicidio colectivo, deja de lado su preparación para afrontar la vida más allá del pensamiento obrero y del trabajo para tal o este otro, ante nuestros ojos pasa el tiempo, cada vez más viejos (así tengamos diez años de vida no mas) nuestro porvenir y el seguro de nuestro futuro son los medios electrónicos, nuestro deseo es prevalecer. Pero la sociedad ha evolucionado o por lo menos debemos quitar de nuestra mente ese deseo de acumular porque ya no estamos en tiempos egipcios en donde nos llevamos todo bien material para recuperar nuestro estatus en la nueva vida, pero… Al fin de cuentas, ¿Quién nos asegura la vida después de la muerte?, las cosas se pudren y se desactualizan, nuestra vida se oxida.

Citando a Gortari: La rutina de la vida diaria y la banalidad del mundo tal como nos lo presentan los medios de comunicación, nos rodean de una atmósfera reconfortante en la que todo deja de tener verdadera importancia. Nos tapamos los ojos; nos obligamos a no pensar en el paso de nuestros tiempos, que velozmente deja atrás nuestro pasado conocido, que borra formas de ser y de vivir que aún están frescas en nuestra mente y emplasta nuestro futuro en un horizonte opaco cargado de densas nubes y miasmas. La cuestión es: detener el afán y dejar de correr al ritmo de la globalización, escuchar y ser escuchados pero no en el diván del doctor sino en el diván de nuestro interior, allí y solo allí vamos a encontrar las respuestas que necesitamos. Nosotros somos el devenir de las cosas e incluso las cosas huelen a nosotros. Considero que aunque la tecnología pierda vigencia y el capitalismo nos quiera reventar con más y más maquinas, es momento de que la gran maquina deseante (la raza humana) se revele y no deje perder su vigencia, no deje oxidar su centro de mando y busque como derribar todas aquella barreras alienadoras, barreras de muerte, destrucción y fisura en el orden cooperativo de la sociedad.

Cerraré este escrito con dos frases con el ánimo de generar un ambiente de reflexión frente a ellas, es momento de funcionar como esquizoanalistas y escuchar que nos quieren decir Guattari y Deleuze

“La ecología social deberá trabajar en la reconstrucción de las relaciones humanas a todos los niveles del socius. Jamás deberá perder de vista que el poder capitalista se ha deslocalizado, desterritorializado, a la vez en extensión, al extender su empresa al conjunto de la vida social, económica y cultural del planeta, y en “intensión”, al infiltrarse en el seno de los estratos subjetivos más inconscientes.” Guattari. FÉLIX

“Cuando un cuerpo se encuentra con otro cuerpo distinto o una idea con otra distinta, sucede o bien que sus relaciones se componen formando un todo más poderoso, o bien que una de éstas descompone a la otra y destruye la cohesión de sus partes.” Deleuze, GUILLES

ANEXO

http://ghostswithshitjobs.com/

 

BIBLIOGRAFIA

http://www.esquizoanalisisweb.com/#!qu-es-el-ezquizoanlisis/cdfz

http://www.zonaeconomica.com/marx/marx

http://www.solopsicologia.com/alienacion/

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s