DE ARTE Y TRANSEÚNTES

ABSTRACT

El presente blog tiene como fin hacer una incursión en la relación que tienen los transeúntes con las diversas obras de arte que se encuentran en Bogotá y su reacción ante todo aquello que conocemos como monumentos e intervenciones en el espacio, el tema capta mi atención gracias a mi cotidiano recorrido por el Museo Vial de la Av. El Dorado de allí nacen interrogantes frente a las implicaciones que tiene el arte en la planeación urbana de la ciudad, qué relaciones históricas establece el transeúnte consciente o inconsciente sobre aquellas esculturas que se encuentran a lo largo de la ciudad, qué valor para la memoria y la construcción de sentidos colectivos tiene un Museo de cielo abierto en la ciudad, qué sentido de pertenencia tiene el ciudadano con cada escultura en el espacio público, para finalmente poder rastrear y hacer una selección de obras de arte en espacio público que de alguna manera han configurado un espacio dentro de la ciudad, obras que trascendieron al hecho de ser un monumento, el valor estético y directamente se relacionaron con quienes las transcurren en su cotidianidad.

PALABRAS CLAVE: Arte en espacio público, público, privado, transeúnte

 “El espacio público como lugar de ejercicio de los derechos es un medio para el acceso a la ciudadanía para todos aquellos que sufren algún tipo de marginación o relegación” (BORJA, Jordi)

Resultado de imagen para bogota mapa

Bogotá como capital de la republica alberga una gran cantidad de habitantes que a diario transitan sus calles, al ser la ciudad principal del país es el epicentro de un sin número de actividades culturales un avance que se ha venido cultivando desde 1950 cuando se inicia un profundo desarrollo en la arquitectura, la escultura, la pintura, la música, la literatura y la educación.

La ciudad ofrece 58 museos y cerca de 70 galerías de arte de entrada libre o entrada paga , además de contar con diferentes ferias de arte destinadas a la circulación de obra y de los nuevos movimientos artísticos dentro de las que se destaca ArtBo, la feria del millón,  La feria odeón y Barcú siendo de estas sus más representativas, desde el 2013  IDARTES y la Cámara de Comercio han impulsado el BOGOTÁ ARTE CIRCUITO que se encuentra dividido en tres zona: NORTE, CENTRO y CHAPINERO Y ALREDEDORES, estos circuitos fueron diseñados para fortalecer los espacios artísticos de la ciudad y crear lazos entre los habitantes, visitantes y el sector de las Artes.

Como podemos ver la ciudad se ha interesado en que sus habitantes sean receptores de cultura, ha buscado llevar el arte a cada habitante desde el más pequeño hasta el más anciano, sin embargo la ciudad ya contaba con un espacio para que sus habitantes se acercaran al arte desde 1584 cuando el oidor Alonso Pérez de Salazar mandó ya cansado de que los vecinos vinieran a pedirle un poco de agua a instalar en la Plaza Mayor cuatro pilas de agua coronadas con la Figura del niño Juan el Bautista  siendo esta la primera escultura en espacio Público que fue bautizada  “El Mono” y  que sin duda hasta hoy a muchos nos siguen mandando a quejarnos al “Mono de la pila”, esta escultura permitió que alrededor del agua iniciara el centro mismo del abastecimiento de una sociedad naciente y convirtió la Plaza Mayor en un símbolo de poder de Estado (Gobernantes, territorio y habitantes del territorio), es así como un objeto instalado en el espacio público logra darle un carácter de trascendencia, ubicación y punto de referencia a un lugar que nos pertenece a todos.

Así como “El mono” existen alrededor de 639 esculturas, monumentos y obras de arte en el espacio público bajo la custodia del IDPC (Instituto Distrital de Patrimonio Cultural). Obras de todos los tiempos y casi todas las corrientes que van desde el cerro tutelar de Monserrate a las reproducciones de arte precolombino, de las escultura agustinianas a las estatuas referidas a temas militares; de las estatuas dedicadas a hombres políticos asesinados en diferentes épocas de la historia a una colección de arte monumental contemporáneo latinoamericano que se despliega a lo largo del avenida Eldorado. Obras a disposición del transeúnte, obras que saltaron del cubo de blanco a lo público desprendiéndose de sus pedestal en el museo para estar allí dispuestas a la intervención de quien habita la ciudad es así como ellas Están ahí, se ven, pero no siempre se miran. Pueden suscitar polémica, mejorar o no la calidad de la vida de los habitantes,  transformar su tejido social, atraer público, turistas, hasta cambiar la identidad de un lugar y de los lugareños.

Ahora bien. ¿Qué es el espacio público?  Según la definición socio –  política: El espacio público está ligado a la calidad de vida y a las características del desarrollo individual y colectivo. Es allí  en donde tienen lugar los servicios como el transporte, las comunicaciones, entre otras, que posibilitan vivir en comunidad. Es el espacio para todos, el de la inclusión social, del que todos se apropian y “cumplen” normas sustentadas en acuerdos. Reconoce al ciudadano como el principal actor y constructor de lo público; entendiendo lo público como el lugar para la vida de todos (as), reconociendo igualdad de condiciones y de derechos, como el “derecho a tener derechos”, es así como la defensoría del pueblo recalca que “Espacio público es un conjunto de áreas, bienes y elementos que son patrimonio de todos y que satisfacen las necesidades culturales, de movilización, de acceso a un medio ambiente adecuado, de integración social y de recreación. Como su propiedad está en manos del estado su uso y acceso es un derecho de todos.”

En este orden de ideas lo público está constituido por las relaciones sociales y las prácticas culturales que se realizan en esos espacios, que el desarrollo urbano moderno definió como “áreas comunes”: la calle y los parques. El espacio, se convierte en una construcción social e histórica, tan cambiante como las culturas, tan dinámica como las tradiciones y tan compleja como las identidades en donde se tienen en cuenta los usos sociales que en él se desarrollen, como lugares de encuentro y socialización de las experiencias, como sitios de comunicación, como escenarios de diversas disputas, tensiones y conflictos, pero también negociaciones y concertaciones de la vida colectiva. Entonces, lo público del espacio pasa por los imaginarios y las representaciones que de él construyen quienes lo utilizan, así como por las negaciones y/o afirmaciones que de él se hagan, y podríamos decir que pasa también por las legitimaciones que se elaboren de acuerdo con la lucha de intereses socioculturales.

En este campo de Wallerstein, en un “campo de batalla cultural” (1999) cabe resaltar que de manera inconsciente se ha adoptado una actitud frente al Espacio Público de analfabetismo espacial, al referirse a “la incapacidad de los ciudadanos colombianos para percibir y diferenciar entre los espacios en los que habitan, la insensibilidad y simplismo espaciales, que impiden entender las relaciones y la significación del espacio público como continente de expresión y resultado de la arquitectura, el urbanismo y propiciador del símbolo, de la memoria, la historia, el juego, el encuentro y la cultura”, este fenómeno ha hecho que en algunas ocasiones la relación del transeúnte con el arte que tiene a la mano en las calles pase desapercibido o adopte la modalidad de objeto estorboso.

Luego de este preámbulo que da cuenta de lo rica culturalmente que es la cuidad ahora hablare desde mi experiencia como transeúnte, más o menos hace cuatro años transito el corredor vial de la Av. El Dorado, por allí transita el TransMilenio que me lleva hasta donde estudio, fue así como fui consciente de la existencia de las esculturas que allí estaban, apareciendo a lo largo del trayecto y me surge el primer interrogante: ¿Qué implicaciones que tiene el arte en la planeación urbana de la ciudad? El arte en la ciudad configura una especie de Paisaje Cultural que reúne las diferentes expresiones de una ciudad de desarrollo debido a la construcción de parques, avenidas, edificios emblemáticos en los que se busca reforzar un punto de  fijación, por esta razón la necesidad de crear monumentos que en muchas ocasiones pasean por la ciudad como aquellos transeúntes que en ocasiones las pasan desapercibidas es así como configuran una ciudad que se presenta como un museo abierto a la mirada de los ciudadanos.

Si bien las esculturas y el arte en Espacio Público reconfiguran la ciudad y permiten erigir nuevos puntos de encuentro es necesario preguntarse ¿qué relaciones históricas establece el transeúnte consciente o inconsciente sobre aquellas esculturas que se encuentran a lo largo de la ciudad? En 2008 cuando la Alcaldía de Bogotá saca la primera guía de arte y monumentos en la ciudad “Bogotá Museo a Cielo Abierto” hace un rastreo de la importancia de estos monumentos en la ciudad, monumentos que abarcan desde las réplicas indígenas de san Agustín hasta todas aquellas que retratan a los héroes de la independencia, así como todas aquellas propuestas modernas en el campo de la escultura que gracias a su geometría y su color le dan una nueva cara a la ciudad, una nueva referencia para los transeúntes tal y como sucede con la Mariposa de Negret que cambio la perspectiva de la Plaza de San  Victorino a la Plaza de la Mariposa una nuevo punto de encuentro incluso que reúne el comercio sexual, ahora en el 2015 tras la convocatoria la primera versión de Intervención en Espacio Público de Museo a Cielo Abierto se abre el debate sobre la consciencia histórica que tiene la ciudadanía sobre el arte que los rodea día a día.

El grafitero y muralista Guache afirma que El grafiti como apropiación directa de un espacio público está por fuera de la esfera del arte. Para el grafitero, la libertad de expresión está por encima de todo. Otra cosa es el arte urbano y el mensaje que juega a hacer mediante metáforas, y finalmente está el muralismo, que son proyectos mucho más grandes”. Y si miramos el significado de Habermas sobre el espacio público: “El espacio público se presenta como el lugar de surgimiento de la opinión pública, que puede ser manipulada y deformada, pero que constituye el eje de la cohesión social, de la construcción y legitimación (o deslegitimación) política. Las libertades individuales y políticas dependen de la dinámica que se suscite en dicho espacio público”5 Por espacio público entendemos un ámbito de nuestra vida social, en el que se puede construir algo así como opinión pública. La entrada está fundamentalmente abierta a todos los ciudadanos. En cada conversación en la que los individuos privados se reúnen como público se constituye una porción de espacio público. […] Los ciudadanos se comportan como público, cuando se reúnen y conciertan libremente, sin presiones y con la garantía de poder manifestar y publicar libremente su opinión, sobre las oportunidades de actuar según intereses generales. En los casos de un público amplio, esta comunicación requiere medios precisos de transferencia e influencia: periódicos y revistas, radio y televisión son hoy tales medios del espacio público.” Guache también dice que el estado actual de los monumentos  llenos de grafitis y rayones se propicia dentro del contexto de sentir que los monumentos los alejan de la historia que realmente toca al transeúnte, no sienten ninguna conexión con la cotidianidad.

“Cuando los jóvenes salen a rayar y pintan uno están asumiendo una postura política. Tiene que ver con lo que ese monumento representa y es una revisión de cómo se ha construido la historia de nuestro país. Si ponemos a Isabel la Católica en un contexto crítico, para mí no representa nada –afirmó el muralista, quien sin embargo apoyó la edificación de nuevos monumentos y obras en espacio público–: ahora se está ponderando unos que tienen que ver con la historia reciente y yo saludo esas iniciativas distritales en donde se pretende incluir el trabajo de los artistas sin tanta mediación, para que pinten y representen la historia de las víctimas, las memorias de los pueblos, que empiezan a convertirse en nuestra historia, más allá de los conquistadores”. Guache

Esto demuestra que la percepción del transeúnte frente al espacio público ha cambiado, ya que se busca enlazar la cotidianidad sobre la misma ciudad que colores vemos, que figuras sentimos y que historias estamos creando, es allí donde la consciencia histórica frente al arte, la sociedad y el ciudadano se manifiesta según los imaginarios que crean en la colectividad de los transeúntes.

Ahora bien ¿qué sentido de pertenencia tiene el ciudadano con cada escultura en el espacio público? Como el sentido de pertenencia se teje conforme la relación que tiene el transeúnte con la ciudad y su historia, para esto es necesario hacer una revisión de la historia que nos han relatado en los primeros niveles de nuestra educación, así mismo se suma a la indiferencia el desconocimiento sobre el contenido de la obra que se encuentra en el Espacio Público que en muchas ocasiones lo reconfigura, a lo largo de la ciudad hemos visto esculturas que fueron fuentes las cuales sufrieron procesos de apropiación por parte de los habitantes de calle, que vieron en estas esculturas una solución para poder mantenerse aseados: este es el caso de la Rebeca, muchas otras son intervenidas con los rayones como ya lo he menciona anteriormente.

Resultado de imagen para museo cielo abierto bogota esculturas

Otras se convierten en pasos de transito común, caletas para esconder drogas o para comerciarlas, así como aquellas que han perdido su carácter escultórico y se han convertido en simulaciones de paraderos de bus o en escampaderos. Otras se retoman como monumentos  que propician los movimientos sociales, que se coronan con arengas y con símbolos de los diferentes paros y marchas, así como otros son portadores de mensajes agresivos o reactivos frente a la percepción del artista creador de esa obra. Pues bien las esculturas ubicadas en Bogotá han servido para crear nuevos monumentos que serían muy apropiados a la visión de Rosalind Krauss cuando habla de que el monumento es aquel de denota un lugar en específico y porque no atrevernos a pensar que cada escultura se configuro como monumento a la conversación, al comercio casual, a la inseguridad, al punto de referencia, a la zona de rebeldía, monumentos de lo cotidiano que guardan los secretos del transeúnte, que sin quererlo se relacionaron con él, que han acompañado su borrachera y resaca, presenciado la tristeza y la alegría.

Efectivamente Bogotá es un Museo a Cielo Abierto que atrae a distintas generaciones: padres y abuelos que vieron como estas recorrieron Bogotá y sobrevivieron a la violencia, que además les despiertan relatos como si fuesen enciclopedias abiertas para hijos y nietos a los que quieren enseñarles la historia del territorio en que habitan, hijos y nietos que a su vez deciden escribir nuevas historias y buscar nuevas identidades, hacer un arte de mejor acceso que se rebeldiza frente a la historia ladrilluda y si es asi como la ciudad se presta como plataforma para poner a interactuar al transeúnte con el arte, a buscar sus nuevas historias y sus nuevas formas de pensar la ciudad pues bien: Lo público, en la contemporaneidad, es una cuestión que ha sobrepasado lo representativo, involucrando a los ciudadanos en toda la potencia de su diversidad y en sus formas alternativas de generar sentido y manifestar sus ideas. Es en este espacio público en el que se vuelcan expresiones que ya no admiten el orden del cubo de museos, de teatros, de cafés literarios. Al tiempo, la planeación urbana que se restringe a entender el territorio como un componente exclusivamente físico, con todo lo que este modo de pensar implica en los modos de hacer ciudad, se ve hoy, más que nunca, confrontada a problemáticas cada día mayores frente a las dinámicas humanas que claman por un reconocimiento de su participación esencial en el desarrollo de la ciudad. El concepto de «paisaje cultural», que emergió hace ya varias décadas, es una llave para lograr que la política pública avance en involucrar de manera integral estos diferentes aspectos, el arte esta allí esperando a que lo transiten, degusten, critiquen y cuestionen, claro está guardando la estética y la seguridad de la ciudad ante todo el respeto.

A continuación expongo una tabla de esculturas que se han relacionado muy directamente con el transeúnte a tal punto de haber sido modificadas dentro de la ciudad.

esculturas

esculturas-2

Estas son algunas de las esculturas que han reconfigurado el sentido de los monumentos en la ciudad, esculturas que fueron apropiadas dentro de la cotidianidad de la ciudad, que han cambiado nombres de plazas, que han propiciado el espacio del juego, del comercio legal e ilegal. Un compilado de todas aquellas obras que han viajado en la ciudad así como yo día tras día por el Museo Vial de la Av. El Dorado. Puntos de referencia claves para el desarrollo del Espacio Público y la visión de la ciudad, construcciones de memorias colectivas, pasos del tiempo y cambios generacionales.

En definitiva el suelo capitalino tiene calles por recorrer propicias para intervenir y para que el arte se tome por asalto y de ahí empiece a visibilizar, concienciar y educar al transeúnte ademas de que busca que él se unte de arte, de calle, de lo publico que en definitiva es de todos.

A continuación dejo a disposición de ustedes los cátalogos de Bogotá Museo a Cielo Abierto que reúne el compendio de esculturas en Bogotá y el actual que trata sobre grafiti

http://siscred.scrd.gov.co/biblioteca/bitstream/123456789/298/1/Arte%20en%20Espacio%20Publico.pdf

http://idpc.gov.co/2015/04/20/bogota-un-museo-a-cielo-abierto/

plano-actual-de-bogota-a-cielo-abierto

 

CIBERGRAFIA

http://www.revistaarcadia.com/arte/articulo/monumentos-grafiti-bogota/44484http://www.institutodeestudiosurbanos.info/dmdocuments/cendocieu/coleccion_digital/Espacio_Publico/Estado_Arte_Espacio_Publico-UN-2005.pdfhttp://revistas.udistrital.edu.co/ojs/index.php/c14/article/view/2918/4262

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s